5 ago. 2010

Bibliotecas del futuro



Por: Milagros Valderrama
milagros.valderrama@thomson.com
Thomson Learning Iberoamérica, México

Resumen
La globalización y las nuevas tecnologías de información, así como las cambiantes necesidades y perspectivas entorno a la disponibilidad de información confiable y oportuna, evidencian la necesidad de analizar como estos factores inciden en la percepción que los usuarios tienen de las
bibliotecas del futuro, para ello abordaremos tres ejes fundamentales: las bibliotecas físicas vs. las virtuales, cambio en los procesos de referencia e investigación y nuevos roles y funciones de los bibliotecólogos.

Introducción
En el presente trabajo se analizarán algunas de las tendencias y perspectivas de las bibliotecas del futuro, a partir de un estudio del comportamiento actual de los usuarios en los procesos de búsqueda y recuperación de información y la visión que estos tienen de los servicios bibliotecarios y del rol o función de los bibliotecólogos, así como de los cambios o retos que estos deberán enfrentar, los cuales en su mayoría, son originados por las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Estas nuevas tecnologías, así como la globalización y otros fenómenos sociales, tecnológicos y culturales, han incidido directamente en la percepción que los usuarios tienen de las bibliotecas y los servicios que estas prestan o deberían prestar, así como en sus requerimientos de acceso y disponibilidad de la información, lo que obligará a las actuales bibliotecas, a centrar sus esfuerzos en desarrollar o proveer acceso a contenidos en línea, desarrollar nuevos servicios de referencia basados en la web y de asistencia en línea, lo que conlleva necesariamente un cambio, o mejor, la aparición de nuevas misiones, roles y funciones para los bibliotecólogos.

Las bibliotecas del futuro
Las bibliotecas son organizaciones que cuentan con recursos humanos, físicos, económicos y bibliográficos, con los cuales buscan cumplir su función principal, que es la de atender las necesidades de información de su comunidad, para ello proveen acceso a recursos y materiales locales y remotos, a la vez que entrenan a sus usuarios para que aprendan a utilizarlos.

Cuando hablamos de bibliotecas del futuro, hablamos de estas mismas organizaciones, cuya función continuará siendo la misma, lo que cambiará es el Cómo lo hacen, al igual que los métodos para llegar a sus usuarios, quienes buscan desarrollar experticia en la recuperación de la información, diseño de estrategias de búsqueda y uso de las nuevas herramientas y recursos de
información.

A continuación se analizarán estos principales cambios en torno a tres ejes fundamentales, la integración de la biblioteca física y la virtual, partiendo de una revisión de sus principales diferencias, el cambio del rol entorno a los servicios bibliotecarios, especialmente en lo que tiene que ver con las áreas de referencia y de investigación, y finalmente, los nuevos roles y funciones que deberán desempeñar los bibliotecólogos, para así enfrentar los cambios que presupone la actual sociedad de la información y las nuevas necesidades que los usuarios tienen en cuanto acceso a la información.

Bibliotecas físicas vs. bibliotecas virtuales
Las bibliotecas físicas, como su nombre lo indica, requieren de un lugar físico para funcionar, en el que se prestan los diferentes servicios, y al cual deben desplazarse los usuarios de la comunidad que atienden. La biblioteca virtual, sin embargo, no tiene un lugar definido, su lugar es el ciberespacio, y puede ser consultado en cualquier momento y desde cualquier lugar, para lo cual, el interesado, debe poseer conexión a Internet, y en caso de ser necesario, deberá autenticarse como miembro de la comunidad, para acceder a los servicios que esta presta.

En la actualidad, las bibliotecas, tienen disponibles colecciones y servicios físicos y virtuales, con el ánimo de atender sus diferentes tipos de usuarios y las necesidades de estos, por ejemplo, los usuarios de las áreas de humanidades, prefieren los físicos, los usuarios de ciencias sociales, utilizan tanto los físicos como los virtuales, mientras que los de ciencias puras y aplicadas, prefieren los virtuales; contrario a lo que muchos consideran, los estudiantes de pregrado continúan prefiriendo para su estudio e investigación, la biblioteca física.

Los usuarios de las bibliotecas universitarias, al momento de iniciar su investigación, se dirigen directamente al computador, bien sea para consultar el catálogo electrónico de la biblioteca u otras bases de datos especializadas, o en su defecto un buscador en Internet, el más utilizado es Google.

En cuanto a los servicios de referencia tradicionales, dada su baja utilización por parte de los usuarios, los bibliotecólogos han preferido desarrollar servicios virtuales.

El papel del bibliotecólogo en las bibliotecas del futuro
Los usuarios perciben diferentes campos de acción de los bibliotecólogos en las bibliotecas del futuro, consideran importante su función en la comunidad universitaria, pero consideran que deben fortalecerse en diferentes campos de acción, en especial, deben mantenerse actualizados en los diferentes campos del conocimiento, buscando especializarse en alguno de ellos, así mismo,
mejorar sus conocimientos de cultura general, propendiendo por el desarrollo de habilidades y competencias tecnológicas, en búsqueda y recuperación de información electrónica y fundamentalmente en el servicio al cliente, dónde deben buscar llegar de una manera más directa y personalizada a sus diferentes tipos de usuarios, con servicios físicos y especialmente virtuales, que resuelvan oportuna y realmente sus necesidades de información.

Igualmente, las funciones tradicionales están cambiando, ya se ha visto, como los servicios de referencia tradicionales han sido desplazados por servicios virtuales, así mismo, el papel actual del bibliotecólogo de formar a los usuarios en la utilización de herramientas, deberá cambiar y enfocarse a formarlos para que estén en capacidad de diseñar estrategias de búsqueda y recuperación de información, lo que actualmente se ha denominado alfabetización
informacional.

A nivel administrativo y financiero, los bibliotecólogos enfrentan actualmente, y continuarán enfrentándolo en el futuro, problemas presupuéstales, que los llevará a continuar buscando nuevas formas de financiación, la mayoría de ellas parten de un esquema colaborativo, tales como la creación de consorcios, compras nacionales o en bloque y centralización de recursos institucionales.

Igualmente, deberán enfrentar e involucrarse en nuevos desarrollos tecnológicos, tales como la creación de nuevos contenidos y desarrollo de nuevos modelos editoriales, ejemplos de estos es la utilización de los blogs para generar contenidos en línea, desarrollo de herramientas como Wikipedia y la digitalización de colecciones físicas como el proyecto Google print.

A nivel de usuario final, las tecnologías están cambiando la forma en que estos investigan, y la forma en la que acceden a los contenidos que les interesa, tecnologías que cada vez tienden más a ser más personalizadas, por ejemplo, si un usuario se autentica en el sistema electrónico de su universidad, este lo reconoce y presenta los recursos de información de acuerdo con el programa
que cursa.

Igualmente, los desarrollos de Google, Yahoo, Microsoft, etc., en torno a las tecnologías de búsqueda, continuarán transformando el ambiente y servicios de información; lo que no podrán remplazar estos nuevos desarrollos, es la utilización de bases de datos con contenidos de autoridad, dada la necesidad de los usuarios finales, especialmente de los investigadores, de contar con fuentes de información confiables, las cuales tienden a ser cada vez más
especializadas y con características tecnológicas de personalización, que le permiten a cada usuario configurarlas.

Conclusiones
En términos generales, se considera que la biblioteca del futuro tendrá una tendencia totalmente virtual, dónde todos los contenidos estarán disponibles a los usuarios finales a través de la red; los servicios serán interactivos y los usuarios podrán acceder a estos en cualquier tiempo y lugar, a través de múltiples dispositivos.

• Permitirá en una sola búsqueda, recuperar información de los motores de búsqueda disponibles en la web, información de las colecciones digitalizadas de la biblioteca o institución, el OPAC y bases de datos en texto completo.

• Proveerá asistencia remota, que permitirá a los usuarios plantear y resolver sus inquietudes, acudir a un experto, quien los ayudará a identificar los recursos adecuados para realizar su búsqueda, y a diseñar estrategias que resuelvan efectivamente su necesidad de información.

• Contarán con interfase de búsqueda que le permitan a los usuarios organizar los resultados obtenidos por múltiples opciones (tipos de documento, formatos disponibles y contenidos)... y dónde los resultados sean los más adecuados y acertados posibles al problema planteado.

• Permitirán seleccionar múltiples recursos de un amplio espectro de posibilidades, tanto de recursos disponibles en la web o la biblioteca sin costo alguno, así como aquellos de pago por ver.

Bibliografía
Electronic Publishing Services Ltd. Library
Reference market segment mapping, the library of the future: detailed findings. New York / London: Thomson GALE, April 2005.

4 comentarios :

Anónimo dijo...

muy bueno

Anónimo dijo...

Muy buenos datos, trabajo en la BNP y estamos virando hacia ese rumbo al igual que hacia "las bibliotecas verdes" que deberían ser prioridad para todos porque todos vivimos en este nustro único planta.

rotsen dijo...

excelente información me sirvió de mucho en mi propuesta

rotsen dijo...

excelente información me sirvió de mucho en mi propuesta

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...